Páginas vistas en total

lunes, 15 de enero de 2018

LA PRIMERA INVASIÓN PERUANA AL FUTBOL MEXICANO




Aprovechando la euforia provocada por la vuelta de Perú a un mundial de futbol, los equipos mexicanos han decidido por contratar varios elementos de esa nacionalidad. Hasta el momento, han sido oficializados 13 incas para jugar este Clausura 2018: Pedro Gallese, Christian Ramos y Wilder Cartagena (Veracruz); Luis Advíncula, Pedro Aquino  e Irven Ávila (Lobos BUAP); Andy Polo, Raúl Ruídiaz y Ray Sandoval (Morelia); Alexi Gómez y Roberto Villamarín (Atlas); Anderson Santamaría (Puebla) y Joel Sánchez (Querétaro). No obstante, la primera invasión al futbol mexicano ocurrió muchos años antes, en el inicio del profesionalismo, en la década de los 40.

El primer peruano del que se tenga noticia que jugó en México fue Julio Lores, quien era el único extranjero con que contaban los “Once Hermanos” del Necaxa. Con los “Electricistas”, Lores estuvo de 1931 a 1940, pasó luego al América, equipo con el que se retiró en 1942.

Ya en la época profesional, el primer inca en ser contratado para la Liga Mayor fue José Valdivia, quien formó parte del Veracruz. Un año después, 44-45, los Tiburones Rojos contrataron dos más: Carlos Valdivia y José “Tejón” Agüeros.

Para la temporada 45-46 el ADO de Orizaba adquirió 6 peruanos: el famoso portero Eugenio “Mono” Arenaza, los defensas Agapito Perales y Guillermo Andrade, el medio Lorenzo “Lolo” Vázquez y los atacantes Grimaldo González y Leopoldo Quiñones. A ellos, se sumaba la presencia de Rufino Lecca y Carlos Valdivia en el campeón Veracruz y de José “Tejón” Agüeros en el San Sebastián, con lo que ese torneo se alcanzó la cifra de 9 jugadores incas registrados en la Liga Mayor.


Eugenio Arenaza al centro


Para la 46-47, Andrade, Vázquez y Grimaldo se mantuvieron en el ADO, así como Lecca con Veracruz y Agüeros con el San Sebastián. Leopoldo Quiñones fue transferido al Puebla, Agapito Perales se mudó al Oro y Eugenio Arenaza llegó al León, mientras que el Moctezuma trajo a Guillermo Del Valle (medio) y a Julio Ayllón “Aparicio” (goleador), con la cifra de peruanos llegó a 10.

En 47-48, el ADO importó a Raúl de Alba y a Tulio Quiñonez (delanteros), mientras que el Moctezuma adquirió al mediocampista Augusto Arrasco, con lo que el número de elementos incas en la Liga Mayor creció a 13. Esa misma temporada Grimaldo González pasó al Veracruz, obteniendo el título de Copa.

En 48-49, la cifra de peruanos en nuestro futbol subió a 16 elementos: Rufino Lecca, Grimaldo González, Leopoldo Quiñones y Alberto Valdovinos en el Veracruz; Guillermo Andrade, Lorenzo Vázquez, Raúl De Alba y Tulio Quiñonez en el ADO; Guillermo Del Valle y Julio Ayllón “Aparicio” en el Moctezuma, los hermanos Perales: Agapito y Enrique, en el Oro; José “Tejón” Agüeros y Augusto Arrasco en el San Sebastián; Eugenio Arenaza en el campeón León y Adrián Odria en el mítico Club España.

Ya para cerrar la década (49-50) la cantidad de jugadores peruanos descendió a 12, pero cabe mencionar que el campeón de la temporada, el Veracruz, contó con la presencia de cinco elementos de ese país: Guillermo Andrade, Rufino Lecca, Grimaldo González, Leopoldo Quiñones y Julio Ayllón (campeón de goleo). Los demás jugaban en el Moctezuma: Del Valle y “Lolo” Vázquez; el San Sebastián: Arrasco y Agüeros; el España: Tulio Quiñonez; el Atlante: Raúl De Alba y el León: Eugenio Arenaza.




En los años 50 la importación de jugadores peruanos continuó y ha sido una presencia constante en nuestro futbol, dejando leyendas como Walter Ormeño, Claudio Lostanau, Héctor Chumpitaz, Gerónimo Barbadillo, Juan José Muñante, Juan Reynoso, Roberto Palacios y Raúl Ruídiaz, entre muchos otros. 

1 comentario:

  1. Ormeño, Lostanau, Muñante y Barbadillo, fácil deben estar entre los diez mejores jugadores en su posición del fútbol mexicano. El fútbol inca siempre se ha distinguido por su gran clase, excelente técnica acompañado con el gran fuelle de sus futbolista.

    ResponderEliminar