Páginas vistas en total

martes, 6 de diciembre de 2011

Análisis de las semifinales - Apertura 2011

Por: Christian Espinosa Fragoso

SERIE: SANTOS vs. MONARCAS

De entrada, la mejor serie en lo que va de esta liguilla. Espectacular hasta el final.

-La ida- Monarcas perdona
Ambos partidos fueron vibrantes, de alarido, cotejos que dejaron al aficionado satisfecho. Monarcas no pierde por la tontería de Huiqui tras la jugada del penal que derivó su expulsión en el segundo partido como se dice en la mayoría de los comentarios, los dirigidos por Tomás Boy perdieron la eliminatoria en el Morelos, un equipo no puede aspirar al campeonato si no es contundente, si no mata, si no aniquila al contrincante. El gran mérito de la monarquía en la ida fue el excelente trato de balón de Leao, utilizando a Edgar Gerardo Lugo y al “Negro” Sandoval como motores ofensivos, y con una dinámica de ida y vuelta que terminaron por desquiciar a los laterales volantes del cuadro Santista y por generar una y otra jugada de gol en el marco de Oswaldo Sánchez. A los pupilos de Benjamín Galindo les costó la primera mitad porque su medio campo no pudo contener la salida que desde el centro hizo Lugo para desdoblar hacia la izquierda y al mismo tiempo tirándose atrás de los delanteros como un enganche. Así mismo, los laterales Iván Estrada y Mares tuvieron una primera mitad desastrosa, en todas fueron superados tanto por Lozano como Sandoval. Las grandes atajadas de Oswaldo en la primera mitad permitieron darle vida a Santos para que en la segunda parte se pararan de mejor forma, aunque sin ser mejor que Monarcas, llegó el gol de oro molido de Peralta tras un garrafal rechace del ex cementero Joel Huiqui.



-La vuelta- Santos aniquila
En la vuelta, el conjunto lagunero con la necesidad de ganar encontró a un Morelia sumamente ordenado, no se puede decir que defensivo, porque seguía haciendo su juego buscando sorprender a la defensiva santista a base de toques cortos y de algún trazo de calidad de Lugo y de Leao, durante más de 30 minutos Morelia se asentó en la cancha del nuevo estadio Corona, sin embargo, viene el ya citado error de Huiqui, pero independientemente de ello, los de amarillo no encontraron en Aldo Leao la serenidad de otros juegos para distribuir el balón, el colombiano se equivocó en muchas ocasiones, lo que mermó el accionar ofensivo de los michoacanos, y por ende, para mi es el factor clave de que Morelia no haya podido seguir dominando a Santos como en la ida. Con la expulsión de Huiqui. Boy se muere con la suya, observamos a un Morelia que seguía tocando desde el fondo, el problema fue la imprecisión, mientras Santos aprovechó el envión emocional del penal y de la expulsión para lacerar a la defensa Monarca con jugadas explosivas preferentemente por los costados y utilizando a Oribe Peralta como un pivote que generó peligro al darse la vuelta y al combinar con Darwin Quintero. Otro factor trascendente fue la lesión de Ludueña, aspecto que aunque parezca extraño benefició a los guerreros, ya que al entrar el “Chema” Cárdenas, atinadamente Galindo movió su ajedrez y cambió de banda a Christian Suárez para meterlo por derecha y justo por ese sector cayeron los tantos que catapultaron a Santos a la final. Con ese movimiento Santos perdió la pausa de Ludueña en tiempo y espacio, pero ganó potencia y verticalidad ante un desmoralizado conjunto michoacano, tanto que Suárez se convirtió en la figura del segundo cotejo al anotar 2 tantos.



Para aplaudir

Me quedo con la idea futbolística de Monarcas, le alcanzó para dejar fuera a la máquina de la Cruz Azul, y en esta ocasión se quedó en la orilla, pero en muchos sentidos habrá que aplaudir no solo la entrega sino la idea futbolística de un conjunto que siempre trató el balón con sentido ofensivo y con un estilo perfectamente definido y acorde con lo que cualquier aficionado a este deporte quiere disfrutar. Así mismo es de acentuar el gesto de Boy al reconocer el esfuerzo de sus muchachos al término del partido y de felicitar a su DT rival.

Por Santos, considero que el gran acierto vino en gran medida desde el banquillo, el cuerpo técnico ajustó y tomó decisiones acertadas, además de corregir un segundo tiempo en el Morelos que parecía asfixiante y plantear un juego más inteligente para la vuelta, presionando con el “Chato” Rodríguez y con Salinas la salida de Leao y Gastélum y así obstaculizar la salida natural de los michoacanos.


SERIE: TIGRES UANL vs. QUERÉTARO

Una serie sin sabor, sin luz, con un reflejo de exceso de confianza notable por parte de los felinos.

-La ida– poco espectáculo, mucha lucha
Se habla de que fue un partido poco vistoso, rocoso, y aburrido, coincido en que no fue digno de recordar y que le falto espectáculo, y esto se da por lo limitado que fue Gallos Blancos al rebasar la cancha de Tigres, y por lo poco ambicioso que fueron los regiomontanos. Por parte de los locales se cansaron de le lanzar balones a Bueno que atinadamente Ayala y el brasileño Juninho cortaron de manera magistral, ni “Bofo” Bautista como enlace ni Emilio López por el costado pudieron generar oportunidades de peligro, lo cual le facilitó las cosas a los norteños. El mejor hombre de los queretanos por mucho fue Jiménez, quien se fajó en media cancha y recuperó balones por doquier ganándole muchos de estos a Salcido y a Viniegra, pero una vez que robaba la pelota se perdía la intención de ataque por la nula efectividad de sus compañeros. Por su lado los Tigres, cómodos y fiel al estilo del “Tuca” se dedicaron a sobrellevar el encuentro, tejieron sus ataques por las bandas pero nunca encontraron la certeza necesaria para encontrar a Mancilla.



-La vuelta– exceso de confianza
En esta caso no coincido en que Tigres saliera a jugar con el empate por órdenes del cuerpo técnico, si tomamos en cuenta que Ferreti puso toda la carne al asador con Damián Álvarez, Lucas Lobos, Danilihno y Héctor Mancilla en un 11 titular por naturaleza misma, siendo jugadores que no tienen virtudes defensivas es ridículo aseverar un esquema defensivo por parte de Ferreti, lo que vi en el juego fue un exceso de confianza de varios jugadores, el penal fallado, las llegadas de Damián Álvarez intentando meter el gol con vaselina en lugar de patear fuerte a portería, un Lucas Lobos a medio gas y un Danilinho con centros imprecisos no es culpa del entrenador, me parece que fue un partido cómodo para los regios y con un exagerado exceso de confianza por saberse superiores a los visitantes. Por otra parte, Gallos sacó a relucir todas sus limitantes, tras verse obligado a ganar siguió defendiéndose a tambor batiente, y no considero que fue por sistema, sino por manera natural, al verse en inferioridad en cuestión de calidad de plantillas, aspecto que no comparto, pero que fue tan obvio, ¿cuántas ocasiones de gol tuvo en su marco Enrique Palos? ninguna, y ello, no por la súper defensiva que posee si no porque Querétaro no tuvo quien generara fútbol en media cancha, y mucho menos alguien que desequilibrara o sacara de su posición a algún pilar de la defensa felina. Los queretanos mostraron su tope contra Chivas con la claridad y calidad de Bueno al resolver en la ida, y con un juego defensivamente perfecto en el Omnilife y la inolvidable actuación de Liborio, pero a estos niveles es muy difícil repetir una hazaña tras no generar si quiera una opción de gol.



Para aplaudir

La garra de los queretanos y los tamaños de su DT de defender el esfuerzo de sus jugadores, no cabe duda que en el fútbol el factor mental y las ganas juegan un factor trascendental, hoy tenemos a unos Gallos que se decidieron a empapar la camiseta y a rompérsela por su equipo, mientras también hay plantillas 3 o 4 veces con el doble de valor monetario que llevan 15 días viendo la liguilla por televisión.



De cara a la final


Tenemos un Tigres vs Santos que luce como una final bastante interesante, más por la calidad de los dos onces iniciales.

¿Cómo jugará Tigres?
Usará sin duda como bastión su solidez defensiva, en el TSM cerrará los espacios y apostará por contragolpear por fuera con Damián y Danilinho, usando como enlace a Lobos, sin embargo, el riesgo estará en qué tanto podrá aguantar sin recibir gol, tomando en cuenta el momento de Peralta y la explosividad que tiene Santos. Tigres no deberá de ser tan timorato en la ida, ya que a Santos se le hace daño atacándolo, por ahí Hoyos y Baloy no son los defensores más rápidos y justo a base de toques a profundidad pueden hacerles daño y sorprenderlos, o bien, tomar como base lo que hizo Monarcas dejar que se incorporen “Guti” Estrada y Mares para que tanto en la contra o por mera estrategia les coman las espaldas. A mi juicio Tigres deberá desde la ida mantener la posesión de la pelota, prestársela lo menos posible a Santos y de ser así el “Tuca” sin lugar a dudas compra el empate pare el primer episodio y definirlo en la vuelta con el apoyo y apapacho de su afición.

Los felinos sueñan con poner fin a la sequía de títulos, 29 años de esperan pueden culminar el próximo domingo.


¿Cómo jugará Santos?
Por naturaleza al recibir primero, Santos saldrá a comerse al rival, opción que agradeceremos todos como aficionados, pero no debe dejar mal parado el punto de equilibrio del equipo, es más que probable que el “Tuca” siempre tenga sus dos líneas de 4 bien juntas y que espere el momento idóneo para salir por las bandas o por el centro dejando sin responsabilidad de marca a Lobos quien jugará de media punta, por ello, Santos deberá dejar cubierto con un medio escudo que puede ser Salinas para que no se le parta el equipo a Galindo y si Tigres lo contraataca pueda siempre retener al talentoso argentino que sin lugar a dudas arrastrará el balón hasta encontrar el momento justo para filtrar balones. Así mismo, el control del esférico será básico para los de la Comarca, si no está Ludueña el “Chato” Rodríguez deberá manejar los tiempos y los hilos para desequilibrar, aunado a que Peralta deberá seguir haciendo funciones de pivote para poder sacar a Hugo Ayala y a Juninho de la zaga y así tratar de desestabilizar el bloque defensivo felino. Christian Suárez y Cárdenas no la tendrán tan fácil ya que Torres Nilo por izquierda e Israel Jiménez por derecha son huesos muy difíciles de roer. En donde Santos tiene una ventaja considerable es en el marco, Oswaldo a resurgido y será siempre una carta fuerte en caso de que esto se defina hasta el domingo en la tanda de penales.


Han sido muchas finales perdidas para los de la Comarca. ¿Será que este es su torneo?


La gloria de este torneo Apertura 2011 llvará sólo un nombre: TIGRES UANL o SANTOS LAGUNA. ¿Qué equipo logrará inscribir su nombre entre los ganadores en la historia de nuestra liga?

No hay comentarios:

Publicar un comentario