Páginas vistas en total

jueves, 1 de diciembre de 2016

DÍA TRISTE, DÍA DE LUTO



Por Óscar Reyes.



Desde la noche del lunes, muy puntualmente he seguido la tragedia que ha envuelto el accidente aéreo del equipo brasileño, Chapecoense, se da la noticia del accidente y poco a poco se empieza a dar a conocer información oficial, hasta altas horas de la madrugada del martes se confirma lo peor, sólo seis personas han sobrevivido y uno de ellos pierde la vida en el hospital, la tragedia se había consumado.

El mundo del fútbol esta conmocionado, los jugadores y equipos se solidarizan, algunos apoyarán económicamente y otros con jugadores prestados. Pero, ¿por qué debería de interesarnos la tragedia del Chapecoense? Simple y sencillamente porque no podemos quedarnos indiferentes ante una situación de tal magnitud porque somos humanos y sentimos, nos corre sangre por las venas y no somos de palo, y porque debemos de ser más solidarios no solo en este tema sino en varios que se nos presentan en la vida cotidiana. No podemos quedarnos indiferentes porque no fallecieron jugadores de fútbol; fallecieron hijos, hermanos, esposos, padres de familia y amigos que se dedicaban y se ganaban la vida jugando fútbol.




Aquí en Zamora, esta tragedia solo nos puede servir como motivación al conocer la historia que rodea a este equipo fundado apenas en 1976, que hace siete años estaba en la serie D brasileña y que fue ascendiendo de categoría y superando problemas económicos hasta en el 2014 conseguir el ascenso a la serie A en Brasil, y ya en este 2016 ser la revelación de la Copa Sudamericana echando a equipos de la talla de Independiente de Avellaneda, Junior de Barranquilla y San Lorenzo de Almagro para instalarse en la final contra Atlético Nacional de Medellin, lugar donde los sorprendió la muerte.

¿Por qué motivaría aquí en Zamora? Al menos yo, me siento identificado de tener a un equipo que también viene desde la categoría inferior del fútbol mexicano, peleando y trabajando para poco a poco tener protagonismo, cosa que pienso y creo se está consiguiendo. Al final el Chapecoense no pudo jugar esa serie contra Atlético Nacional, pero estoy seguro que no iban a dejar escapar la oportunidad de hacer historia, aunque lo deportivo queda en segundo plano; las ganas, el corazón, la garra y los sueños de todo ese equipo y del pueblo de Chapeco quedarán plasmados y serán recordados siempre.




¿Por qué no podemos imaginar y tomar ese ejemplo con el equipo de aquí de Zamora? Ahí se las dejo botando... Al momento que estoy escribiendo esto, ya estamos a miércoles 30, ya es de madrugada y reflexionando de toda la información que recibimos del Chapecoense y del entorno solo me quedan que luchando y creyendo en lo que quieres y teniendo claro el objetivo todo se puede lograr, como "el Chape" logró llegar a una final internacional y la segunda, que independientemente de sea cual sea tu creencia religiosa, sabemos que nosotros no tenemos control sobre nuestro destino y hay que aprovechar cada momento que se vive como si fuera el último, voltea y observa si tienes a la gente que te interesa alrededor y diles que los amas porque no sabes si habrá otra oportunidad de hacerlo. #ForçaChape

No hay comentarios:

Publicar un comentario