Páginas vistas en total

martes, 17 de octubre de 2017

PETROLEROS DE POZA RICA: CRÓNICA DE UN ASCENSO NUNCA LOGRADO



Poza Rica jamás ha contado con futbol del máximo circuito, sin embargo, durante muchos años tuvo un equipo de Segunda División que luchó afanosamente por conseguir el ascenso.
    Gracias al fuerte apoyo económico que lo respaldaba, el Poza Rica FC pudo hacerse de grandes jugadores desde su debut en el circuito de plata en la temporada 58-59. Así, llegaron al club veracruzano elementos de la calidad de Alfonso Portugal y Carlos Calderón de la Barca, quienes llegaron procedentes del Necaxa y el Atlante, además de haber jugado la Copa del Mundo en Suecia el verano anterior. Igualmente, fueron contratados otros elementos de gran nivel como José “Pepín” González, estrella del América y Mónico Rueda, quien había jugado en Pumas. Su entrenador era el joven Ángel Papadópulos, quien anteriormente había dirigido al Atlante. Esta fue la primera alineación de los Petroleros:

Javier “Gato” Montes; Jerónimo “Glostora” García, Armando Paredes y Carlos Mondragón; Alfonso Portugal y Florentino Vázquez Esperanza; Rigoberto “Papus” Valencia, Zacarías Martínez, José “Pepín” González, Carlos Calderón de la Barca y Pedro Morales.


Carlos Calderón de la Barca


En su primera temporada, el club no contó con demasiada fortuna, consiguiendo apenas la séptima posición. Para la temporada 59-60, llegó al timón del equipo José Moncebáez (ex entrenador de La Piedad y Zacatepec), llevando al equipo petrolero al cuarto lugar.
    Un año después, en 60-61, el Poza Rica, apoyado en nuevas contrataciones como  el portero Luis Septién (ex Puebla y Zacatepec), el medio Raúl Arzate (ex Tampico) y los delanteros Armando “Pichicuaz” Garrido, Gustavo “Gato” Cuenca (ex América y Monterrey), Alberto “Pollo” Castillo y Javier Rico (ex Atlante), consiguió el subcampeonato, sólo detrás del Nacional de Guadalajara.


Alfonso Portugal


En 61-62, los Petroleros mantuvieron el buen futbol, pero debieron conformarse con el tercer sitio detrás de los Pumas y del Ciudad Madero. Para la temporada 62-63, llegaron al club nuevas estrellas: el arquero Enrique Huerta (ex América), el volante Hugo Herrera (ex Morelia) y el goleador Carlos González (ex Atlas, mundialista en Suecia 58), sin embargo, tampoco pudieron pasar del tercer puesto.




La temporada 63-64 sería la ocasión en que el Poza Rica estuvo más cerca de conseguir el ascenso, pues hasta la última jornada peleó por el título, el cuál perdió finalmente ante Cruz Azul. Así, al final del campeonato, mientras los Celestes lograron 45 puntos, los Petroleros sólo obtuvieron 44. Los jugadores de aquel conjunto eran los siguientes:

Javier Quirarte; Jerónimo “Glostora” García, Eduardo Colmenero y Marcelino Aceves; Raúl Arzate y Hugo Herrera; Luis Valdez, Mauro Franco, Carlos González, Heraclio Martínez y Hugo Frank.


Carlos González

Todavía, tuvieron los Petroleros otra oportunidad de ascender, pues ese año se jugó una liguilla con objeto de aumentar de 14 a 16 los equipos en la Primera División. Finalmente, los que consiguieron la meta fueron el Nacional y los Tiburones Rojos, en tanto que el Poza Rica y el Ciudad Madero tuvieron que seguir en segunda.
    A pesar de los anteriores fracasos, el ánimo de los veracruzanos no decayó, y en 64-65, con nuevas contrataciones como el portero Roberto “Cacho” Alatorre (ex Nacional, luego brillaría en Cruz Azul), Alberto “Negro” Jones (ex Irapuato), además del regreso de Carlos Calderón de la Barca y el debut de novatos como Juan González (luego destacaría en Monterrey) y Manuel Cerda Canela (sería bicampeón con Toluca),  nuevamente luchó por la supremacía de la división de plata. Esta vez, sin embargo, Ciudad Madero superó ampliamente a los Petroleros, dejándolos a 8 puntos de distancia del primer lugar. Ahora sí, este tercer fallido intento por lograr el ascenso, fue decisivo para el desmoronamiento del Poza Rica.




A partir de entonces, los Petroleros dejaron los primeros sitios y del quinto lugar en 65-66, pasaron al séptimo en 66-67, al décimo en 67-68 y al onceavo en 68-69. Para entonces la bonanza económica se había acabado y, un año después, al finalizar la temporada 69-70 ya muy lejos de los primeros puestos: 14 entre 18 equipos, el Poza Rica FC desapareció sin haber conseguido nunca el tan anhelado ascenso al máximo circuito. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario