Páginas vistas en total

miércoles, 9 de enero de 2013

Festejos curiosos V - El "místico" del gol

En días pasados nos enteramos que el jugador argentino Gabriel Pereyra decidió retirarse como futbolista profesional, por lo que esta entrega de "Festejos curiosos de gol" está dedicada a él.

Gabriel Ernesto Pereyra nació en la localidad de Carlos Pellegrini, Santa Fe, Argentina, el 28 de febrero de 1978. Desde chico mostró una gran afición por el fútbol, y supo que ese era el camino por el cual quería llevar su vida. Forjado en las inferiores de River Plate, club de sus amores infantiles, pudo debutar en la Primera División de su país en 1998 a la edad de 20 años; mismo año en que pasaría a Defensores de Belgrano, en Segunda División. Si bien nunca alcanzó títulos con "El Dragón", la afición de Defensores lo recuerda con mucho cariño, al catalogarlo como un jugador totalmente entregado, disciplinado y una gran calidad en su juego. Regresó a River en 1999 y en el Clausura 2000 sale campeón por primera vez con el "Millo". 

Tras una época dorada con el equipo de la franja roja (obtuvo un nuevo título en el año 2004), llegó a México para jugar con Cruz Azul, en donde dio muestras de su calidad, no sólo asistiendo a sus compañeros, sino también marcando goles. Tras 2 años como celeste, pasó en el Apertura 2007 a los Potros de Hierro del Atlante, y en su primer torneo como azulgrana sería campeón de nueva cuenta. Después pasó por Monarcas Morelia, Puebla y Estudiantes Tecos, último club con el que jugaría en México antes de regresar a Defensores de Belgrano. Tras un intento fallido por regresar a la "Angelópolis" y al no poder formar parte de la plantilla de Lobos BUAP, el "Místico" dijo adiós a las canchas a inicios de este año, pero sin duda dejó una huella imborrable en todos los equipos en los que participó.

Y es precisamente su sobrenombre lo que nos da una pista de por qué lo hemos incluido en esta serie: Siendo un hombre de área y generador de opciones de peligro, no pocas veces tuvo oportunidad de anotar, y la forma en que solía celebrarlos le daba un toque de originalidad a la liga: solía colocarse una máscara de un luchador profesional conocido como "Místico", quien después de ser uno de los emblemas del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) emigró a la WWE de Estados Unidos, en donde es ahora conocido como "Sin Cara". 

Resumen de una goleada a domicilio por 5-0 del Cruz Azul a Pumas. El primer gol fue por conducto de Pereyra, y al 1:35 se puede ver festejando con la máscara del místico, lo que a la postre le daría su apodo.

Desde hace algunos torneos la Federación prohibió el uso de máscaras, disfraces u otros aditamentos en los festejos de gol, pero sin duda que los aficionados recordaremos con una sonrisa en nuestros rostros aquellas tardes en las que el gol iba acompañado de una máscara de luchador. 


¡Hasta siempre, Gaby!

No hay comentarios:

Publicar un comentario