Páginas vistas en total

miércoles, 16 de abril de 2014

EL FALLIDO TERCER DESCENSO DEL ATLANTE


 Después de varios torneos desastrosos, al mando de entrenadores como el afamado Ángel Cappa y el polémico Zlatko Petricevic, el Atlante se encontraba, de cara a la temporada 2000-2001, en el último puesto de la tabla porcentual. La directiva encabezada por Alejandro Burillo puso sobre la mesa el dinero necesario para armar un trabuco. Al timón llegó Manuel Lapuente, mientras que para armar el equipo se contrataron en el draft jugadores de la talla de Jorge Campos, Salvador Carmona, Carlos Germán Arangio, José Manuel Abundis y Carlos Hermosillo.



Los refuerzos no dieron los resultados esperados, y los “Potros” apenas lograron hacer 17 puntos, uno menos que su rival directo en el no descenso, el León. Nuevamente, Burillo abrió la chequera, y así, llegaron al equipo el defensa pampero Roberto Trotta (campeón Intercontinental con el Velez Sársfield) y Salvador Cabrera (proveniente del Necaxa). León, en las manos del turbulento Roberto Zermeño no tenía mucho presupuesto para armarse y adquirió jugadores de aquí y de allá, siendo el más notable el portero argentino Luis Alberto Islas.


Transcurridas cinco fechas, Atlante seguía invicto, con dos victorias y tres empates, mientras que León sumaba los mismos puntos. Resultaba claro que la lucha no sería fácil, se extendería hasta el final. En la fecha 14, los dos involucrados se enfrentaron, el duelo parecía decisivo. Con un gol de Salvador Cabrera al minuto 12, los “azulgrana” vencieron y parecía que el descenso era asunto finiquitado, mas León no estaba dispuesto a rendirse. En las siguientes dos fechas, tanto “La Fiera”, como “Los Potros”, sumaron una victoria y una derrota, por lo que de cara a la jornada 17, Atlante llegaba con un punto de ventaja (104 contra 103). Si triunfaba contra el América, la salvación atlantista estaba segura. León por su parte jugaría contra el Toluca. Las cosas no salieron como se esperaba, las Águilas aplastaron al Potro 3-0, mientras que León obtuvo una clara victoria sobre los “Choriceros” (2-0).


Esta fue la alineación en aquel fatídico partido: Jorge Campos; Salvador Carmona, Roberto Trotta. Ignacio Hierro y Paulo Serafín; Christian Flores, Salvador Cabrera, Mario Bueno (Félix Fernández) y Carlos Sánchez (José Luis González China); José Manuel Abundis y Alejandro Nava.



En teoría, el Atlante estaba condenado al descenso irremediablemente, pero ¡oh sorpresa!, un mes antes de que acabara el torneo, en una Junta de Presidentes “express” (entonces eran ellos y no los dueños de los equipos los que decidían el destino de nuestro fútbol), se votó a favor de aumentar el número de equipos de Primera División de 18 a 20 y así, el Atlante tendría la posibilidad de quedarse, jugando contra el equipo que, después del campeón de la “A”, hubiera sumado más puntos durante la temporada 2000-2001, el cual resultó ser el Veracruz, que oportunamente, semanas antes de los juegos decisivos fue adquirido por el propio Burillo.

Por cierto, también se acordó que el equipo que triunfara en la serie, debía pagar 5 millones de dólares para obtener su lugar en el máximo circuito.

 

En el juego de ida, “Potros” y “Tiburones” empataron a cero en el “Pirata“ Fuente, mientras que en el de vuelta, celebrado en la capital, arrollaron los azulgrana 4-1, anotaciones de Paulo Serafín, Manuel Sol, y dos de José Manuel Abundis. De esta manera no del todo reglamentaria, Atlante evitó que su tercer descenso se hiciera realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario