Páginas vistas en total

martes, 26 de agosto de 2014

Partiendo el queso

RAÚL JIMÉNEZ: UN GRAN LOGRO QUE SIGUE SIENDO AGRIDULCE. 

Por: Christian Espinosa Fragoso

El caso de Raúl Jiménez sin duda es de los máximos logros en cuanto a la formación y exportación de futbolistas de la cantera americanista en su historia. El éxito de este juvenil mexicano no debe sólo ser portada de los diarios, ni un gran halago al club de Coapa; debe de ser un claro ejemplo a seguir para el interior de las fuerzas básicas del Club América y para todas las Instituciones del fútbol mexicano

Creer en los jóvenes es una deuda pendiente entre las muchas que tiene el fútbol profesional en nuestro país. No sabemos hasta dónde va a llegar el ex “9” azulcrema en el Atlético de Madrid, pero tiene las condiciones para hacer una carrera brillante en territorio europeo debido a que debutó a tiempo, a que le dieron la continuidad, a la proyección internacional que en selecciones menores ha tenido, y sobre todo debido a su calidad deportiva. Es muy agradable hablar de Jiménez, pero al mismo tiempo es triste saber que son casos muy aislados los que tenemos en la actualidad; es triste saber que se pudieran tener más jugadores de este calibre que podrían ya estar en clubes de gran prestigio del viejo continente. 

No hagamos dramas y miremos para adelante, esperando que los clubes mexicanos hagan conciencia y le permitan a los atacantes aztecas no sólo debutar, sino la responsabilidad de jugar con una cantidad de minutos razonable hasta que demuestren su valía y posteriormente se hagan de un puesto indiscutible en las oncenas de los entrenadores. El tema de los extranjeros y naturalizados desde luego es el tapón más duro con el que bloquean las aspiraciones de los jóvenes, pero éste es un ejemplo tangible de que el jugador mexicano (bien formado y bien proyectado) puede con el paquete. Comenzó a brillar cuando Michel Bauer y compañía hundieron a los azulcremas en una de sus peores crisis. Nunca le espantó compartir el eje del ataque con delanteros de renombre como Christian Benítez (Q.E.P.D.) o Luis Gabriel Rey, entre otros. 


No obstante, clubes como Universidad Nacional lleva más de 20 años sin poder proyectar a un delantero mexicano de talla internacional, sus actuales delanteros mexicanos están distantes de sobresalir en la liga. Prefieren comprar ejes de ataque sudamericanos de medio pelo que dan resultados raquíticos. Cruz Azul no tuvo paciencia con Javier Orozco y hoy día cuenta con delanteros extranjeros y una gama de naturalizados en todo el sector del terreno de juego. Si revisamos los fichajes de los últimos diez torneos, han gastado una cantidad estratosférica de dólares por atacantes que simplemente se han ido con mucho más pena que gloria.  Chivas y su "Chicharito", así como con Omar Bravo fueron una “bomba” en su momento, aunque para ser un equipo mexicano por excelencia y tradición debería exportar más goleadores en el balompié europeo. A una de sus más recientes joyas, Erick “Cubo” Torres lo tienen en Estados Unidos jugando para las Chivas USA

Clubes con gran infraestructura y poder adquisitivo como el Pachuca insisten en fichar a jugadores sudamericanos que figuran en su país muy jovencitos, lo cual es un absurdo… Contratas a un joven que sí le dieron oportunidad en Ecuador, en Colombia o en Argentina y no le das un chance a tu propia cantera que pudiera tener mejores jugadores, porque pocos clubes en América Latina tienen la infraestructura con la que los propios hidalguenses cuentan. 

El caso de Oribe Peralta fue complicado, debutó pero se consolidó muy tarde, siempre fue tapado por delanteros extranjeros, era prestado y vendido y lo relegaban al banquillo; así mismo vagó por varios equipos (Monarcas, Monterrey, Jaguares) hasta que por fin en la Comarca Lagunera se hizo ídolo. ¿Qué se imaginan que hubiese sucedido con Oribe si las oportunidades en sus inicios hubiesen sido parecidas a las de Raúl Jiménez? Otros equipos de la liga prefieren agarrar jugadores que van dejando otros equipos en lugar de apostar a los delanteros que tienen en sus propias filas. Jugadores como Vicente Matías Vuoso pasa de equipo en equipo cuando ya pasaron sus grandes glorias, ¿no hay delanteros juveniles que puedan competirle al mencionado argentino naturalizado mexicano? 

El ariete extranjero que no funciona en un Club “grande” es vendido o cedido a préstamo a equipos de media tabla o que pelean el descenso, ¿por qué no foguear a los jóvenes? Raúl Jiménez fue multicampeón con América en división sub 20 y cuando Alfredo Tena lo debutó en plena crisis americanista dio resultados inmediatos. El juvenil debe de acabarse de formar, de madurar y eso es responsabilidad de los Proyectos Deportivos de cada club, es responsabilidad de los clubes que las promesas puedan figurar, pero la gente de pantalón largo y toda la mafia del balompié nacional prefiere repartirse la “chuleta” entre representantes, viendo desde el palco y justificando al extranjero porque no se termina de adaptar.

La carrera del futbolista es corta, y si los mexicanos que sobresalen en divisiones menores no tienen la oportunidad de jugar en el máximo circuito se esfuman varias carreras promisorias. ¿Para qué diablos sirve que los torneos sub 13, sub 15 y en especial los Sub 17 y Sub 20 los apadrine y los festeje tanto la Federación Mexicana de Fútbol, si los equipos no proyectan a sus jugadores de ataque ni en el corto, ni en el mediano ni en el largo plazo? 

El que mencione que no hay producción de delanteros mexicanos creo que está en un error, porque sí los hay: Madrigal, Zúñiga, Nava, Loroña, Torres, Herrera, Orozco, Bueno, Fierro entre otros de menor edad que figuran en los torneos Sub 17 y Sub 20, incluso los torneos de Ascenso y 2da División Profesional. ¿Hasta dónde pasará factura para los jóvenes el haber eliminado la regla del 20/11? 


América: tienes a Martín Zúñiga, un multicampeón de fuerzas básicas como Jiménez, con proyección en selecciones menores al igual que Raúl Alonso, con estatura, buen juego aéreo y con excelente definición, al igual que el delantero que acabas de vender al Atlético de Madrid. Ojalá este gran arropo y proyección que tuviste con Jiménez los tengas con Zúñiga y con todos los que vengan; de lo contrario este logro será agridulce, como en sí lo es nuestro fútbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario